La bonita gente que llega a tu vida

«Dale alguna palabra, algún consejo a mi esposa que está deprimida porque nuestro hijo mayor se casa y abandona nuestro hogar luego de 25 años«, así me dijo un hombre que no hallaba qué hacer ante la congoja de su esposa. La bonita gente que llega a tu vida es un devocional para ayudar a personas en esta condición.

Era cierto, los gimoteos de la doña eran considerables. Solo le faltaban dos días para entregar a su «pequeñuelo» de 25 años en el altar, y ella ya veía venir un mundo de ausencias y soledades en su adulta existencia.

Devocional. La bonita gente que llega a tu vida.

Los fantasmas de la edad aparecen.

No soy bueno para consolar, mucho menos a mujeres ya casadas, adultas y que se supone manejan muy bien las diferentes etapas que plantea la vida. Poco consuelo, pero sí mucha sensatez en las conversaciones, suelen ser las tácticas que uso para alentar a esos corazones que necesitan un poco de orientación en su vivir.

«No te preocupes porque se lo lleve otra…«, fueron mis primeras palabras que, lejos de ahuyentar la tristeza, le acomodaron un par de lagrimones más. Entonces me apresuré a terminar mi consejo antes de que la señora cayera en un ahogamiento de lágrimas superior: «Si no se va y si no se lo lleva ‘la otra’, el muchacho no te va a traer nietos«. Ahí le di la estocada final a su tristeza, que pareció emanciparse de su agónico pensamiento.

Se secó las lágrimas y me miró como cuando a un empleado le aparece la señorita de pagaduría diciendo: «Ya le hicimos la transferencia». La alegría le fue apareciendo en el rostro; el color en los cachetes, ausente en los últimas jornadas, le emergió y le adornó la primera de sus sonrisas en varios días.

«No había caído en cuenta de eso, pastor Ordóñez«, yo me las di de experto cinsejero, me acomodé en la silla para darme un aire de sabio ancestral, pero la verdad es que hacía años había tenido que pedirle a Dios me diera sabiduría porque Yasmith, mi llorona por aquellos tiempos, había pasado por lo mismo con nuestra hija mayor.

Pues Tatiana nos ha traído cuatro nietos; cada dos años aparece con uno nuevo y nos ha llenado la vida de alegría, porque la vida tiene esa clase de situaciones hermosas: si no se va uno, no llegan cuatro.

El ciclo de la vida es hermoso. Tiene dolores, pero eso lo hace hermoso, porque a Dios parece gustarle darte muchas alegrías por cada dolor que aparezca. Mira lo que dice la Palabra de Dios al respecto:

Versículo para hoy:

Proverbios 17:6 (NVI): «Corona de los ancianos son los nietos; orgullo de los hijos, sus padres».

Aparte de las Coronas de vida que Dios quiere darte en la eternidad, tiene coronas en esta mortal existencia que te llenan de alegría los años cuando empiezas a ser «edición platino».

Entonces, ¿para qué estar llorando por la persona que se va? ¿O la que se fue? Por cada ausencia, Dios está dispuesto a darte muchas presencias. Solo es motivo para que te sientes y esperes a que Su Mano maravillosa te cubra con esos detalles que te quitan los amargos sentimientos de las ausencias y te endulzan de caricias con las personas que ahora llegan a tu vida.

Oración por los nietos:

Padre amado, a veces lloro por el ciclo de la vida y sus ausencias. No me había dado cuenta de que Tú compensas mis tristezas con muchas alegrías. Perdón por no valorarlas debidamente y gracias por todas ellas.

Gracias por las personas que se han ido de mi vida, porque en cada una de ellas dejé un pedacito de mi propia existencia. Prometo no postergar mi dolor más allá de lo necesario y prepararme para dar cabida en mi corazón a todas las personas que en la agenda presente y futura de mi vida aparecen.

Ahora, enséñame a disfrutarlas, a sacarles todas esas sonrisas y alegrías que proponen a mi existencia. No me permitas irme de esta vida sin haber saboreado cada beso, sin haber reído lo suficiente con cada una de sus ocurrencias.

Seca mis lágrimas cuando este terco corazón quiera mirar hacia el lado equivocado de la vida. Quiero ver más las alegrías que tienen los nuevos tiempos y las nuevas personas que llegan con ellos.

Me dispongo a vivir el nuevo día con la felicidad de vivir a Tu lado y con la actitud de los mejores momentos que tengo por vivir.

Hago esta oración en el nombre de Jesús.

Mensaje para los abuelos:

Comienza el día con los mejores devocionales

Compartir