No importa lo que digan los demás.

En este devocional titulado «No importa lo que digan los demás», te invita a poner la opinión ajena en el lugar que debe estar. Tu preocupación siempre debe ser agradar a Dios. Las demás opiniones pueden ser importantes, pero no son las más relevantes en tu vida.

Versículo para hoy:

Salmos 3:1-4
Muchos son, Señor, mis enemigos;
    muchos son los que se me oponen,
y muchos los que de mí aseguran:
    «Dios no lo salvará». Selah
Pero tú, Señor, eres el escudo que me protege;
    tú eres mi gloria;
    tú mantienes en alto mi cabeza.
Clamo al Señor a voz en cuello
    y desde su monte santo él me responde. 

No importa lo que digan los demás.

No prestes tu oído a quien no debes.

A veces estamos demasiado ocupados y pendientes de escuchar la opinión de los demás y actuar según ese parecer. Es un error. A veces, la gente solo tiene pronósticos fatales acerca de lo que nos acontece.

Has escuchado frases como: «¡De esta no lo salva ni Dios!» Pues están errados. Dios siempre estará dispuesto a salvarte, sanarte, responderte y no dejarte en vergüenza; claro, siempre y cuando tu confianza y obediencia estén en Él. No puedes pretender acudir a última hora a Él y esperar a que actúe si no estás en disposición de someterte bajo Sus Principios ya que ellos son clave para que Dios vea que definitivamente quieres cambiar tú situación.

¿Cómo hacer para que Dios me proteja?

Ante el vaticinio malintencionado de las personas, siempre es bueno entender cómo Dios te protege. Te doy una lista de 8 cosas que considero debes hacer:

  1. No le prestes atención a quien traiga una sentencia sobre tu vida.
  2. Lee la Biblia y mira todas las promesas de Dios acerca de la protección que tiene para ti.
  3. Concéntrate en lo que Dios dice, no en lo que los demás te pronostican.
  4. Cambia el tema de conversación cuando la gente quiera hacer escarnio de tu situación.
  5. Considera tomar distancia de personas que quieren ver tu vida para juzgarla.
  6. Rodéate de gente madura y experimentada que al ver tu situación aporten aspectos positivos, soluciones y propuestas de bendición.
  7. Espera en Dios, al final él siempre acude al llamado de sus hijos.
  8. Si te falta sabiduría, arrodíllate y pide a Dios en oración la respuesta a tus problemas y dificultades.

Oración por una respuesta de parte de Dios:

Padre amado, muchos al ver mi situación se abrogan el derecho de juzgarme o de vaticinarme mala suerte, resultados negativos y juicio de parte tuya. Me dicen que tú no me responderás porque me merezco el juicio y tu silencio.

Sé que no soy una persona perfecta, que peco y me equivoco; que a veces mi situación es producto de mis errores, pero tú me muestras en tu Palabra que eres un Dios misericordioso. Que debo reconocer mis errores y que tú, al ver mi actitud humilde, me perdonas, me restauras y me proteges.

Por eso acudo a tu ayuda. Por eso clamo con fervor para que oigas mi oración y me concedas lo que necesito. Tú eres mi proveedor, el que levanta mi cabeza, el que pone en evidencia de bendición mi vida. ¡Te alabo Padre porque sé que me estás escuchando!

Gracias por la tranquilidad que traes a mi vida luego de esta oración.

La hago en el nombre de tu hijo amado, quien llevó todas mis iniquidades en la cruz y tendió el puente de bendición entre tú y yo.

Amén.

Salmo 91 para recibir bendición:

Encuentras más devocionales en DEVOCIONALES CRISTIANOS

Compartir