Pase lo que pase, alégrate. Devocional

¿Leíste el título del este devocional y te llamo la atención verdad? «Pase lo que pase, alégrate». empieza por hacer una lista de cosas que para tí hoy son un reto.

Te doy un ejemplo:

  • El pago de la renta de la casa (y no tengo aún el dinero).
  • La conversación que debo tener con mi cónyuge sobre algunos aspectos del matrimonio que no marchan bien.
  • La visita anunciada del familiar de mi cónyuge con el que no me llevo bien.
  • Cumplir las metas en mi trabajo que a mitad de mes parece no se van a cumplir.
  • Reparar el techo y la ventana de la casa que destruyó mi adolecesnte hijo la semana pasada.
  • Ir al colegio para hablar con la profesora de mi hija para trabajar en su bajo rendimiento académico y su desobediencia y rebeldía que ha venido creciendo.

¿Te diste cuenta? Todas esas son “malas” noticias o retos por cumplir en la cotidianidad de un nuevo día.

Devocional diario. Pase lo que pase alégrate

El punto negro en la pared blanca.

Los seres humanos tenemos por costumbre mirar el punto negro en la pared blanca. Aunque dirás: “esta pared blanca tiene muchos puntos negros”, y puede que sea cierto, pero aún sigue siendo pared blanca.

Efesios 3:1

Mis amados hermanos, pase lo que pase, alégrense en el Señor. Nunca me canso de decirles estas cosas y lo hago para proteger su fe.

Pablo, en medio de sus tribulaciones que incluían cárcel, azotes, persecución, les envía una carta a sus hermanos para que no pierdan la capacidad de alegrarse a pesar de las circunstancias.

Así que, el día de hoy, a pesar de los retos que tiene, seguro tendrá cosas buenas que no estás viendo ahora de mañana. También te quiero hacer una lista:

  • .El primer café de la mañana escuchando los pájaros que Dios ha enviado a rodear tu casa.
  • .Una buena ducha.
  • .Las caricias de tus traviesos hijos.
  • .Los besos (y el buen sexo) con tu cónyuge.
  • .Quizá tu equipo de fútbol juegue hoy y esté en las finales (para mí ése rara vez es un aliciente)
  • .Hablas con ese amigo/a con el que siempre pasas tiempos agradables.
  • Las cuentas a tu favor que sí te van a pagar hoy.
  • .La cama mullida que te espera en la noche

Tampoco pierdas de vista la alegría que te da cuando enfrentas tus retos uno y a uno y terminas por resolverlos pues Dios está de tu lado. Si crees que va a ser así, solo mira hacía atrás y te darás cuenta de que en los retos anteriores Dios estuvo contigo y te sacó de cada uno de ellos.

Así que sonríe y como dice el apóstol Pablo: “Pase lo que pase, alégrate en el Señor”. Ahora, ora a Dios así:

Oración para no perder la alegría de vivir este día.

Señor Dios. Te doy gracias por la vida que me regalaste. No quiero ser un desagradecido (a) que solo piensa en las cosas malas por resolver sin ver todas las cosas buenas que Tú me das día tras día.

Hoy tengo muchos retos por vencer, muchos problemas que resolver. Si miras en lo profundo de mi corazón verás que tengo mucha preocupación. Ayúdame a calmarme y no dejar que en medio de mis pensamientos pierda la felicidad que tu me das en cada detalle de mi vida.

Pongo en tus manos los retos que tengo que enfrentar hoy. Pongo en tus manos mi trabajo, mi familia, gracias por darme tranquilidad ahora que tanto la necesito.

En Tu Nombre he hago esta oración.
Amén.

Más devocionales diarios aquí.

Mensaje para la felicidad matrimonial:

Compartir