370 La infidelidad también es una adicción

La infidelidad es un fenómeno complejo que trasciende el mero acto de traición a una pareja; puede convertirse, para algunos, en una adicción comparable con otras compulsiones. A lo largo de la vida, es natural sentir atracción por personas distintas a nuestra pareja. Esta atracción puede deberse a numerosos factores, como la apariencia física, la manera de vestir, la expresión oral, la seguridad en el movimiento, entre otros. En el caso de las mujeres, pueden sentirse atraídas por la inteligencia, el porte, el físico, el estrato social o la capacidad de expresión de un hombre.
Existen creencias, especialmente en contextos religiosos, que interpretan cualquier forma de atracción como algo negativo, llevando a algunos a optar por la vida en claustros y los votos de castidad. No obstante, la ciencia explica la atracción y el enamoramiento a través de la liberación de ciertas sustancias químicas en el cerebro, como la oxitocina, conocida como la «hormona del amor», la dopamina y la serotonina. Estas sustancias son responsables de los sentimientos de placer, felicidad y conexión emocional entre las personas.
La problemática de la infidelidad no radica en sentir atracción per se, sino en actuar sobre ella de manera que se traicione la confianza de la pareja. La infidelidad se convierte en un problema cuando, en lugar de gestionar estos sentimientos de manera respetuosa y fiel hacia la pareja, se decide explorar y profundizar en estos impulsos, generando un ciclo de búsqueda constante de nuevas conquistas amorosas. Esta búsqueda de la novedad y el placer se alimenta de la liberación de dopamina, creando un ciclo de deseo y gratificación similar al de otras adicciones.
Tomar decisiones rápidas y firmes ante situaciones potencialmente comprometedoras es crucial. Establecer límites claros, expresar descontento ante avances no deseados y reafirmar el compromiso con la pareja son pasos esenciales para mantener la fidelidad. La práctica espiritual y la oración son herramientas adicionales para algunos, fortaleciendo su capacidad de resistir tentaciones y permanecer fieles a sus valores y compromisos.
La infidelidad recurrente se convierte en una adicción cuando la persona busca constantemente la excitación de un nuevo amor, utilizando todos los recursos a su alcance para seducir, sin importar las consecuencias para sus seres queridos o incluso para sí mismo. Este patrón de comportamiento no solo destruye relaciones y familias, sino que también conduce a una vejez de soledad y arrepentimiento.
En conclusión, la infidelidad, vista bajo esta perspectiva de adicción, requiere de un enfoque comprensivo que considere no solo las consecuencias emocionales y relacionales, sino también las dinámicas psicológicas subyacentes que impulsan a las personas a repetir patrones destructivos. Es esencial fomentar la autoconciencia, el autocontrol y la responsabilidad en las relaciones amorosas, cultivando así relaciones más saludables y satisfactorias.
COMUNIDAD DIGITAL CRISTIANA 👉 https://joseordonezcristiano.com/comunidad/
Contacto directo con José: jose@joseordonez.net
MENSAJES ESCRITOS Y AYUDAS PARA LA FAMILIA: https://joseordonezcristiano.com
▶︎ Grupo exclusivo de amigos de José en Facebook: https://www.facebook.com/groups/456812331344962/▶ Facebook: https://www.facebook.com/JoseOrdonezCristiano▶ Twitter: https://twitter.com/joseordonezcris▶ Instagram: https://www.instagram.com/joseordonezcristiano/▶ Youtube: https://www.youtube.com/c/JoseOrdoñezCristiano
Copyright © José OrdóñezJOJ Medios LLC USA
https://joseordonezcristiano.com/podcast/

Compartelo:

También te puede interesar:

1e02bd31d0c682aed52737312ff7abbb 2024

224 | Por que los malos prosperan

El Salmo 37 es un poema que habla sobre la justicia divina y cómo los justos pueden confiar en Dios para ser recompensados por sus acciones, mientras que los malvados eventualmente sufrirán las consecuencias de sus pecados.El versículo 16 del Salmo 37…

1e02bd31d0c682aed52737312ff7abbb 2024

49 | La nobleza en el hijo | Escuela para padres.

Hay muchos factores que determinan qué tan obediente suele ser un hijo, pero la nobleza es en definitiva una de las mejores virtudes de los que se ganan el corazón de Dios y su favor.
Tener nobleza a la hora de obedecer hará que Dios se alegre de…